top of page
  • Foto del escritorMRA

Cuando duele fracasar.

Hoy, duele.

Hoy me ha dolido todo el día.

En un principio fue liberador, energizante, me dio paz; pero después me ha dado por llorar.

Solo siento ese dolor en el alma.


Duele que no haya sido como yo soñaba.

Duele darse cuenta de que posiblemente nunca será.

Duele abrir los ojos y ver las cosas claras, duele perder, porque he perdido mucho: la fe en nosotros, las ganas. Y también he perdido a mi marido, por primera vez me siento realmente sola, y me duele. Duele verme sola de aquí a mucho tiempo. Nunca he estado sola, y duele.


Duele equivocarse. Duele fracasar.

Pero duele más cargar la mochila que no me corresponde, duele más vernos repetir y repetir los mismos errores, duele más no querer darse cuenta de que ya no hay más que dar, que lo que soñabas era solo eso, un sueño. Que yo podría seguir soñando junto a él, por siempre; pero se rompió todo, todo se hizo trizas, ya nada puede ser igual.


Es como si un huracán hubiera arrasado con todo lo que quedaba dentro de mí, para los dos.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No lo soy.

Sola. Frágil. Abandonada. Hay días en que regresa ese sentir a mí. Rompo en llanto. No soy suficiente. No lo hago bien, no sé hacerlo bien. Este vacío en mi pecho se acentúa. Un grito ahogado. Desespe

Carta de amor nunca entregada.

Este año contigo fue un sube y baja de emociones. Te quise soltar tantas veces que perdí la cuenta. Traté de borrarte de mi, pero no pude. Traté de olvidarte, de dejar de pensarte, de no necesitarte;

¿Quién dice?

¿Quien dice qué esta bien y que esta mal? Todos nos equivocamos. Unos más que otros, o unos en más circunstancias más “mal vistas” que otras. ¿Quien dice qué es lo “mal visto”? ¿Por qué satanizamos lo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page