top of page
  • Foto del escritorMRA

La decisión.

Actualizado: 17 ene 2022

Llevo toda mi vida peleándome con la maldita “culpa”. Que si me culpo por haberme caído de jeta y causarles dolor a mis papás, que si me culpo por haberme embarazado, me culpo por avergonzarlos, me culpo porque mi marido no era lo que ellos querían para mí, me culpo porque lo amé demasiado, me culpo por no creerle, me culpo por no querer ayudarlo, me culpo por dejarlo de admirar y admirar a otros, me culpo por desenamorarme, me culpo por no querer querer luchar más, me culpo por no poder ser la esposa que está en las buenas y en las malas, me culpo porque ya no quiero más, ya no aguanto más, ya no puedo más.


Llevo mucho tiempo de mi vida luchando internamente conmigo misma, tratando de descubrirme en algún rinconcito de mi ser-porque me había perdido en él y en el amor que tanto tiempo le profesé devotamente- y cada vez me veo más claramente. Aunque deseo con todas mis fuerzas un futuro juntos, no lo alcanzo a cristalizar, no lo siento real, son solo ilusiones, como las que tenía hace 18 años, llena de anhelo...

Pero se tenía que caminar por este sendero de la vida, se tenía que vivir y experimentar cada gozo, cada pérdida, cada encuentro, cada vida nueva traída a este mundo. No pudo ser de otra manera, y me siento feliz de que así haya sido.


Hoy, puedo decir, que lo he dado todo. Que no tengo nada más que dar a esta relación. Que no me siento ya con la responsabilidad de cargar esa maleta, la tengo que dejar, para que cada uno agarre la suya, la que le corresponde.


No más equipaje excedido para mí. Es momento de fluir.


- La oveja negra -



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No lo soy.

Sola. Frágil. Abandonada. Hay días en que regresa ese sentir a mí. Rompo en llanto. No soy suficiente. No lo hago bien, no sé hacerlo bien. Este vacío en mi pecho se acentúa. Un grito ahogado. Desespe

Carta de amor nunca entregada.

Este año contigo fue un sube y baja de emociones. Te quise soltar tantas veces que perdí la cuenta. Traté de borrarte de mi, pero no pude. Traté de olvidarte, de dejar de pensarte, de no necesitarte;

¿Quién dice?

¿Quien dice qué esta bien y que esta mal? Todos nos equivocamos. Unos más que otros, o unos en más circunstancias más “mal vistas” que otras. ¿Quien dice qué es lo “mal visto”? ¿Por qué satanizamos lo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page