• MRA

Sigue, sigue, sigue.

Mucho que pensar. Mucho que decidir. No lo quiero forzar. Tiene que fluir.

Se escucha tan fácil, simplemente sigue a tu corazón: ¡pero hay tanto en juego! Es por eso que decidí mejor fluir.


Vamos resolviendo una cosa al día, vamos poniendo el corazón a todo lo que hagas, porque tú eres así, le pones chingos de queso a las gorditas, no te gustan las cosas a medias.


Sigue dándolo todo, pero no te vuelvas a perder sólo por complacer.

Sigue siendo positiva, pero no te vayas a dejar ir como gorda en tobogán, ya no puede ser igual. Sigue buscando soluciones, pero no vayas a resolverle la vida, no más.

Sigue pensando en tu familia, pero no vayas a sacrificar tu esencia, tu felicidad depende de ello. Sigue rezando, respirando, meditando, inspirándote y fluye; porque el tiempo cura muchas heridas, pero hay decisiones que se tiene que tomar con valentía y cabeza fría.

Sigue rodeándote de buenas amistades, recuerda a quienes estuvieron aquí incondicionales. Sigue agradeciendo por tu familia, recuerda engrandecer ese amor por ellos con muestras reales de gratuidad y de cariño.

Sigue buscando ayuda profesional para ti y tus hijos, es la mejor herramienta que puedes regalarles en estos momentos.

Sigue apuntando a tus sueños e ilusiones, no dudes de ti, porque algún día verás cristalizados tus anhelos.

Sigue trabajando duro y más que hasta ahora, demuestra con hechos que eres agradecida y responsable.

Sigue sonriendo a la vida, que ella te sonreirá de regreso.

Sigue siendo tu: así llena de amor, de gozo, de chispa y alegría.

Sigue tocando almas, sigue inspirándote para inspirar.


Sigue amando, sigue y sigue...

Nunca pares, sin voltear atrás.

Sigue, sigue, sigue.


#sigue #decisiones #diariodeunaovejanegra

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sola. Frágil. Abandonada. Hay días en que regresa ese sentir a mí. Rompo en llanto. No soy suficiente. No lo hago bien, no sé hacerlo bien. Este vacío en mi pecho se acentúa. Un grito ahogado. Desespe

Este año contigo fue un sube y baja de emociones. Te quise soltar tantas veces que perdí la cuenta. Traté de borrarte de mi, pero no pude. Traté de olvidarte, de dejar de pensarte, de no necesitarte;

¿Quien dice qué esta bien y que esta mal? Todos nos equivocamos. Unos más que otros, o unos en más circunstancias más “mal vistas” que otras. ¿Quien dice qué es lo “mal visto”? ¿Por qué satanizamos lo